(ESPAÑA) “En Irak, no hay libertad para vivir la religión”

El sacerdote católico Naim Shosandy participó ayer en una vigilia de oración en La Redonda.

El sacerdote católico Naim Shosandy visitó ayer Logroño para participar en ‘La Noche de los Testigos’, una vigilia de oración que contó con testimonios de cristianos que han sido perseguidos por su fe.

Shosandy narró su experiencia en Irak, concretamente en su ciudad, Qaraqosh, el núcleo de población cristiana más importante del país. Relató cómo tuvo que huir ante la intención del Daesh de establecer el Estado Islámico tanto allí como en Siria. «Los cristianos teníamos tres opciones: convertirnos al islam, pagar al Daesh o salir de la ciudad lo más rápido posible», enumeró.

Así, tuvo que trasladarse al norte de Irak, donde vivió como refugiado. «Los primeros días fueron muy difíciles, porque lo habíamos dejado todo atrás», explicó Shosandy. «Habíamos perdido muchas cosas, pero nunca perdimos la fe», añadió el sacerdote, quien concluye: «En Irak, no hay libertad para vivir la religión».

El sacerdote es uno de los aproximadamente 120.000 cristianos que tuvieron que huir de la Llanura del Nínive en verano del 2014. Ahora muchos de ellos anhelan regresar a sus respectivos puntos de origen. Sin embargo, reconoce que no es sencillo. «La mayoría de las casas están destruidas y han quemado también las iglesias y las catedrales», apunta. «A la gente le encantaría volver, pero se necesita ayuda», remata. Pese a todas esas dificultades, el padre Naim Shosandy asegura que existe la capacidad de perdón para las personas que han destrozado sus hogares. «No es fácil, pero tampoco es imposible», afirma.

Su testimonio fue uno de los momentos más importantes del evento organizado por la Fundación Pontificia ‘Ayuda a la Iglesia Necesitada’ y la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Presidido por el obispo Carlos Manuel Escribano, el acto contó con la Cruz de Mosul, rescatada de una de las iglesias atacadas en Irak. Dicho objeto fue ha sido adaptado por Beatriz de Colmenares sobre una cruz más grande en la que se lee: «Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen».

Fuente: La Rioja

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*