Noticias

Noticias

MTRO. JUAN LUIS IÑIGUEZ

Diputado de la LVIII Legislatura del Estado de Querétaro


Saludo con mucho respeto al excelentísimo Señor Obispo de Querétaro, Monseñor Faustino Armendariz, Maestro Luis Bernardo Lara, Jefe de la Oficina de la Gubernatura, un Gobierno del Estado bien encabezado por un ciudadano correcto, por una persona que tiene claro el objetivo de la política que es el servicio, Francisco Domínguez Servién, saludo también con mucho aprecio a mi compañero y amigo, Diputado local, Roberto Carlos Carrera Valencia, Sanjuanéense, uno de los mejores diputados de ésta legislatura. Reciban todos ustedes mi saludo con mucho respeto; distinguidos liderazgos de la Iglesia, de diversos credos de nuestra maravillosa comunidad Queretana.

La Libertad Religiosa implica que una persona pueda declararse católico, evangélico, ortodoxo, presbiteriano, etc. sin que eso le implique un trato diferente a quien se declare agnóstico o ateo. Implica que pueda tener la oportunidad de manifestar su fe fuera de los lugares de culto y que lo pueda hacer con más personas según las prescripciones de ley; implica también que pueda participar en el debate democrático y siempre abierto a la respetuosa escucha tanto de quienes tienen un credo distinto al suyo como de quienes no tienen una creencia religiosa.

Y ya lo dijo en 1987 Joseph Ratzinger, quien fuera Su Santidad Benedicto XVI, que “la democracia no está garantizada del todo, que la democracia no une a las personas por sí misma; que la democracia necesita de valores vividos por la persona en comunidad” es decir, la democracia necesita de una persona para existir. Y es justamente esa la apuesta de nuestro objetivo de ésta reunión, de poder proponer desde el Congreso del Estado a ésta maravillosa comunidad un propósito que nos sea común, el proyecto del fortalecimiento de la dignidad humana y de la compasión. Ésta dignidad que emana, sin duda, de las dos cualidades que nos hace distintos y distinguibles de los demás seres de la tierra que es “la inteligencia y la voluntad” y esa compasión que nos debe recordar que no venimos al mundo a estar aislados, que no podemos caer en la indiferencia temporal o el olvido permanente del dolor ajeno; y parafraseando a mí maestro Rodrigo Guerra López: entender que nuestro destino consiste en cuidar el destino de los demás.

Hoy desde el Congreso del Estado, y reciban un saludo de todas las mujeres y los hombres valiosos que lo conforman, queremos decirles y ratificar nuestro compromiso de seguir siendo creadores de leyes que fortalezcan a las familia. Que permitan el desarrollo de las comunidades, que tengamos claro que tenemos en nuestras manos la posibilidad de mejorar la vida de 2 millones de personas y hoy venimos con ese gusto a ratificar ese compromiso, ésta voluntad, ese deseo de que sigamos creciendo, que nos sigamos uniendo y que ésta maravillosa reunión represente el comienzo de una situación de entendimiento, de generosidad y de servicio entre los unos a los otros. Agradezco también la presencia de mis padres en ésta tarde, de mi familia, gracias por su ejemplo, gracias por enseñarme el temor de Dios y convertirme en un ciudadano que trata simplemente de hacer su trabajo lo mejor que puede.

Que Dios los Bendiga, buenas tardes.

Comparte con tus amigos

Comprate en Facebook
Comparte en Twitter
Comparte en Whatsapp